DOMINGO 3º DE CUARESMA

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO [20, 1-17]
En aquellos días el Señor pronunció las siguientes palabras: Yo soy el señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí. No te harás ídolos figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra, o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un Dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones. No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso. Fíjate en sábado para santificarlo. Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso dedicado al Señor, tu Dios: No harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que vive en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra, el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó, por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó. Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarán tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni un asno, ni nada que sea de él.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS [1, 22-25]
Hermanos: Los judíos exigen signos; los griegos buscan sabiduría. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado; escándalo para los judíos, necedad para los griegos; pero para los llamados a Cristo, judíos o griegos, fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN [2, 13- 25]
Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "el celo de tu casa me devora". Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: ¿Qué signos nos muestras para obrar así? Jesús contestó: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Los judíos replicaron: Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días? Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de lo que había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la Palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía, pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
Los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y los cambistas, no pensaban que estaban profanando el templo. Estaban ejerciendo un oficio legal y beneficioso para muchas personas. Los que iban al templo a ofrecer el sacrificio de algún animal necesitaban previamente comprar el animal y los que venían de fuera y no tenían moneda oficial necesitaban cambiar sus monedas para pagar el animal del sacrificio. Lo hacían, además, en el atrio de los gentiles, no en el interior sagrado del templo. Su actividad no sólo era legal, sino necesaria. Entonces, ¿por qué les echa del templo Jesús a latigazo limpio? Seguramente, no por lo que hacían, sino por el modo y el lugar donde lo hacían. Porque, aunque su actividad fuera civil y religiosamente permitida, no era una actividad al servicio de la religión, sino únicamente al servicio del mercado. Todo el templo debía estar al servicio de la religión, pero los vendedores y cambistas usaban el templo con intereses exclusivamente comerciales. Para ellos el templo no era un lugar al servicio de la religión, sino un lugar al servicio de un mercado, del que ellos eran los principales beneficiarios. Ellos se aprovechaban de las personas sencillas y religiosas, no para servir a la religión, sino para llenar sus bolsillos. Los sacerdotes y mandatarios del templo lo permitían y alentaban porque también ellos se enriquecían con la actividad de los vendedores y cambistas. Jesús quería purificar el templo, purificando todas las actividades que se hacían en el templo. Nunca la religión al servicio del mercado; el único fin de la religión es acercarnos a Dios y vivir en comunión con él. Toda actividad religiosa que tenga otros fines merece ser purificada y Jesús la rechazaría, aunque los jefes religiosos de turno la permitan y la alaben. Que cada uno de nosotros –preferentemente los que tengamos mayor responsabilidad en iglesias y santuarios- saquemos las consecuencias pertinentes, no sea que Jesús tenga que venir a expulsarnos del templo también a alguno de nosotros a latigazo limpio. (Gabriel González del Estal. Tomado de http://www.betania.es/)

Miércoles 4 de marzo de 2015, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Próximamente...