DOMINGO II TIEMPO ORDINARIO. 17 de enero de 2016

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

 PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS [62, 1,5]
Por amor de Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que rompa la aurora su justicia y su salvación llamee como antorcha. Los pueblos verán su justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios. Ya no te llamaran la "abandonada", ni a tu tierra "devastada"; a ti te llamaran "Mi favorita", y a tu tierra "Desposada". Porque el Señor te prefiere a ti y tu tierra tendrá marido. Como un joven se casa con su novia, así se desposa el que la construyó; la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará tu Dios contigo.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS [12, 4-11]
Hermanos: Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de servicios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A este le han concedido hacer milagros; a aquel, profetizar. A otro, distinguir los buenos y los malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de la interpretación. El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a él le parece.
Palabra del Señor
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN [2, 1-11]
En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino y la madre de Jesús le dijo: No les queda vino. Jesús le contestó: Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los sirvientes: Haced lo que él os diga. Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: Llenad las tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: Sacad ahora, y llevádselo al mayordomo. El mayordomo probó el agua convertido en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua, y entonces llamó al novio y le dijo: Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú en cambio has guardado el vino bueno hasta ahora. Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en Él.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
En Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos. (…) En la boda que se celebró en Caná de Galilea lo más importante para el evangelista no fue el hecho de que Jesús convirtiera el agua en vino, sino lo que Jesús quería dar a entender con este hecho: que Jesús es el auténtico vino nuevo, el vino del Reino, el vino de la Nueva Alianza, en contraposición al vino antiguo de la Alianza Antigua. En este primer signo que Jesús hizo durante su ministerio público Jesús quiere dejar claro que él es el comienzo de un tiempo nuevo, de un tiempo que acaba de comenzar y que alcanzará su momento final cuando, en el calvario, sea derramada su sangre, sangre de una nueva y eterna Alianza. La sangre de Cristo tiene, ante el Padre, un valor infinito, infinitamente superior a la sangre de los toros y machos cabríos que se derramaba en los sacrificios de la Antigua Alianza. Sí, Jesús es el vino nuevo, el vino del Reino, el vino de una nueva y eterna Alianza. (Gabriel González del Estal, http://www.betania.es/historico/640-2-dom-ord/index.htm)

Miércoles 13 de enero de 2016, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« septiembre de 2017 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Próximamente...