Domingo XXIII del Tiempo Ordinario - 4 de septiembre de 2016

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA [9, 13-18]
¿Qué hombre conoce el designio de Dios? ¿Quién comprende lo que Dios quiere? Los pensamientos de los mortales son mezquinos, y nuestros razonamientos son falibles; porque el cuerpo mortal es lastre del alma, y la tienda terrestre abruma la mente que medita. Apenas conocemos las cosas terrenas y con trabajo encontramos lo que está a mano: pues, ¿quién rastreará las cosas del cielo? ¿Quién conocerá tu designio, si tú no le das sabiduría, enviando tu Santo Espíritu desde el cielo? Sólo así fueron rectos los caminos de los terrestres, los hombres aprendieron lo que te agrada, y la sabiduría los salvó.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A FILEMÓN [9b-10.12-17]
Querido hermano: Yo, Pablo, anciano y prisionero por Cristo Jesús, te recomiendo a Onésimo, mi hijo, a quien he engendrado en la prisión; te lo envío como algo de mis entrañas. Me hubiera gustado retenerlo junto a mí, para que me sirviera en tu lugar, en esta prisión que sufro por el Evangelio; pero no he querido retenerlo sin contar contigo; así me harás este favor, no a la fuerza, sino con libertad. Quizá se apartó de ti para que lo recobres ahora para siempre; y no como esclavo, sino mucho mejor: como hermano querido. Si yo lo quiero tanto, cuánto más lo has de querer tú, como hombre y como cristiano. Si me consideras compañero tuyo, recíbelo a él como a mí mismo.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS [14, 25-33]
En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; Él se volvió y les dijo: Si alguno se viene Conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de Mí no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: "Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar." ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
La decisión fundamental de seguir a Jesús excluye las medias tintas, las excusa cómodas, los pasotismos… Hay que desprenderse de todo. Seguir a Jesús es romper con todo lo que nos ata y entretiene. Un cristiano no puede instalarse en la vida ni situarse privilegiadamente en una sociedad de desiguales. El dinero, la posición, los honores, el poder... son una trampa mortal para el creyente. No podemos nadar y guardar la ropa, seguir a Jesús y atesorar riquezas. El que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo de Jesús. Porque no se puede servir a Dios y al dinero. Hay que cargar con la cruz. El hombre no puede regatear frente a Dios. Su llamada es "sígueme". Los discípulos le siguieron y lo dejaron todo. Muchos le han seguido del mismo modo. En el cristianismo no hay rebajas por fin de temporada. Seguir a Jesús es una decisión de por vida y hasta dar la vida, o sea, hasta la muerte. No se puede ser cristiano por conveniencia o por las ventajas que pueda reportar, o porque lo es todo el mundo. Sólo se puede seguir a Jesús mediante una decisión personal. Pero una decisión muy seria, pues se trata de un compromiso que sólo Dios nos puede exigir y sólo a Dios podemos hacer. Por eso es una decisión que ningún hombre podría hacer sin la gracia y la ayuda de Dios. El mismo evangelio, el mismo Jesús, que hoy nos presenta el lado serio de nuestra condición de cristianos, es el que nos anima, diciendo que su carga es suave y su yugo ligero. (José María Martín, O.S.A. Tomado de http://www.betania.es/historico/668-dom-23-ord/index.htm)

Miércoles 31 de agosto de 2016, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Próximamente...