Domingo XXIX Tiempo Ordinario. 18 de octubre de 2015

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

 PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS [53, 10-11]
El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento. Cuando entregue su vida como expiación, verá su descendencia, prolongará sus años; lo que el Señor quiere prosperará por sus manos. A causa de los trabajos de su alma, verá y se hartará; con lo aprendido mi Siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS [4, 14-46]
Hermanos: Mantengamos la confesión la fe, ya que tenemos un sumo sacerdote grande que ha atravesado el cielo, Jesús, Hijo de Dios. No tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse en nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros, menos en el pecado. Por eso, acerquémonos con seguridad al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS [10, 35-45]
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir. Les preguntó: ¿Qué queréis que haga por vosotros? Contestaron: Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda. Jesús replicó: No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber o de bautizaros con el bautismo que yo me voy a bautizar? Contestaron: Lo somos. Jesús les dijo: El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizareis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo; está ya reservado. Los otros diez al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reuniéndoles, les dijo: Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes les oprimen. Vosotros nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser el primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
Jesús ha venido a dar su vida por todos. Tenemos que ser testigos del amor de Dios, que nos hace ser servidores de los demás. Muchas veces en nuestra querida Iglesia vemos ejemplos de personas que quieren sobresalir por encima de los demás. La gente cuando mira a la Iglesia lo hacen con criterios sólo humanos, de esta manera los sacerdotes son "destinados", el ser "obispo" o "vicario" es un cargo muy importante. Tenemos que marcar en nuestra vida eclesial diaria que los oficios en la Iglesia no son puestos de dominación, sino responsabilidades de servicio. Los que son más serviciales y, por ello más útiles, son los más honorables. Para darnos ejemplo es el propio Jesús quien se pone de modelo. Él tomó la forma de esclavo y vino a servir no a ser servido. La autoridad, según Cristo, está en servir a los hermanos. Los apóstoles querían privilegios para el futuro. Pobres de nosotros si en el presente no descubrimos que el darnos a los hermanos, a ejemplo de Jesús, es nuestra mejor recompensa, nuestro mejor reconocimiento. (José María Martín, O.S.A. Tomado de http://www.betania.es/historico/628-dom-29-ord/index.htm)

Viernes 16 de octubre de 2015, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Próximamente...