Estás aquí: Portada > CUARESMA

SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA VIRGEN

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

 

PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE SAMUEL [7, 4-5a.12a.16]
En aquellos días, recibió Natán la siguiente palabra del Señor: Ve y dile a mi siervo David: "Esto dice el Señor: Cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré el trono de su realeza. Él construirá una casa para mi nombre y yo consolidaré el trono de su realeza para siempre. Yo seré para él padre, y él será para mi hijo. Tu casa y tu reino durarán para siempre en mi presencia; tu trono permanecerá por siempre”.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS [4,13.16-18.22]
Hermanos: No fue la observancia de la Ley, sino la justificación obtenida por la fe, la que obtuvo para Abrahán y su descendencia la promesa de heredar el mundo. Por eso, como todo depende de la fe, todo es gracia; así, la promesa está asegurada para toda la descendencia, no solamente para la descendencia legal, sino también para la que nace de la fe de Abrahán, que es padre de todos nosotros. Así, dice la Escritura: Te hago padre de muchos pueblos. Al encontrarse con el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia a lo que no existe, Abrahán creyó. Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de muchas naciones, según lo que se había dicho: Así será tu descendencia. Por lo cual le valió la justificación.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO [1, 16.18-21.24a]
Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo, José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
La vida de San José, unida directamente a la vida de Jesús y de María, es un ejemplo de fe y de confianza plena en Dios, que le ha valido el título de patrono de la iglesia universal. Las promesas hechas por Dios a David y sus descendientes llegan a través de la mediación de san José, de la estirpe de David. San José es para nosotros un modelo de fe. La fe de Abrahán es la fe que vive san José. Se fía de Dios, cree en Dios, cree lo que Dios le revela y obedece a Dios.
San José es también modelo para nosotros en su estilo de vida. Él un hombre sencillo, callado, que no busca la gloria ni los laureles; es un hombre sencillo, que trabaja con martillo y maza de carpintero en la mano; es alguien que no se hace ver y permanece escondido; no suele ser un gran protagonista en los acontecimientos donde actúa; casi siempre aparece en segundo lugar. Este hombre, totalmente "hombre de fe", acepta su misión con sencillez evangélica; no desea presumir ni alardear; no quiere estar en el candelero. Este estilo suyo es gran una lección para todo cristiano y para cada uno de nosotros. La tentación que podemos tener todos es la de querer figurar; la de querer estar en lugar preferente; la de ocupar sitios relevantes. No me refiero a los que, de hecho, ocupan cargos en la vida eclesial o social; el que desempeña un cargo de este tipo no puede evitar ser visto o negarse a estar presente, cuando las circunstancias lo reclaman. No es fácil saber estar, sin ser protagonista. A nosotros nos cuesta muchas veces saber estar, porque nos gusta ser protagonistas.
San José es un modelo de sencillez y de humildad, porque "sabe estar". Supo estar en su lugar, aunque no le resultara nada fácil. Sabe ser el prometido de María; sabe ser el padre nutricio del Hijo de Dios; sabe estar de manera callada y sencilla; esto algo que más admiramos de san José. Él vivió al lado de María, la Virgen y con Ella supo afrontar las pruebas, los sufrimientos y las dificultades de la vida. Dios le confía los primeros misterios de la salvación, los misterios de la nueva alianza. San José es el único patriarca del nuevo testamento; a este gran patriarca Dios le confía los primeros misterios; le confía la custodia de su Hijo. (Por Antonio Díaz Tortajada. Tomado de http://www.betania.es/historico/467-3ad-jose/index.htm)

 

 

Domingo 19 de marzo de 2017, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« noviembre de 2017 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Próximamente...