Estás aquí: Portada > PASCUA > PASCUA. CICLO C

V DOMINGO DE PASCUA. 24 de abril de 2016

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

PRIMERA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES [14, 21b-27]
En aquellos días, Pablo y Bernabé, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquia, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el Reino de Dios. En cada iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquia, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.
Palabra de Dios
 
SEGUNDA LECTURA
LECTURA DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS [21, 1-5a]
Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han pasado, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente que decía desde el trono: Esta es la morada de Dios con los hombres: acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo y Dios estará con ellos y será su Dios. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado. Y el que estaba sentado en el trono dijo: Todo lo hago nuevo.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO
LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN [13, 31-33a.34-35]
Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él. (Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará.) Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros.
Palabra del Señor
 
REFLEXIÓN
Estamos muy acostumbrados a oír que nos debemos amar los unos a los otros. Es natural, porque es el primer mandamiento del Señor, el más importante, el que lo resume todo. Y el Evangelio de hoy nos lo recuerda una vez más. Es imposible hablar más claro. Y Jesús nos da una razón estimulante y comprometedora a la vez, cuando añade: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros”. ¿Quién de nosotros no quiere aparecer como cristiano? ¿Quién se niega a llevar el uniforme de Cristo? ¿Quién no quiere ser testigo de la fe? ¿Quién es el que esconde cobarde su condición de seguidor de Jesucristo? No hay uno que no presuma de semejante gloria. Entonces, ¿puede dejar de ponerse el uniforme que lo distingue y señala? Es comprometedora también la razón que Cristo nos da. Porque no se trata sólo de aparecer cristianos, sino de serlo. ¿Amo a mi hermano? Soy de Cristo... ¿No lo amo? Dejo de ser de Cristo... Este precepto del Señor y este amor fraterno nos constituyen en sacramentos de Cristo. Quien nos ve amarnos, piensa en Jesucristo sin más. Porque nuestro amor nace de Jesucristo, nos une en Jesucristo, y nos empuja a hacer los sacrificios más heroicos, en favor del hermano, por amor a Jesucristo. (José María Martín, O.S.A. Tomado de http://www.betania.es/historico/654-5-dom-pas/index.htm) 

Viernes 22 de abril de 2016, por Parroquia San Antonio María Claret


Agenda
« septiembre de 2017 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Próximamente...