Crónica martes 10 – Benicasim 2018

¡¡Buenos días, amigos!!Un cariñoso saludo a todos.

Hoy martes 10 de julio nos hemos levantado como siempre para ir a las filas y empezar el día con nuestro desayuno. Bajamos con la mochila preparada para después no tardar tanto tiempo en montar en los autobuses. El valor de hoy es la Fortaleza, que presentan nuestros forzudos, Marcelo y Jorge. Para lo cual pudimos ver un video de un joven que destaca en distintos deportes, como el fútbol, a pesar de tener una pierna ortopédica. Después hicimos una dinámica por grupos de monitor y por último escuchamos el evangelio y rezamos una oración.

Terminada la oracion nos subimos al bus y llegamos a la playa. Había muy poquita gente, así que nos instalamos sin problemas. Extendimos toallas, pusimos las redes de Voley, y empezamos a jugar las semifinales y finales correpondientes. Los demás se fueron a bañar. El Voley Playa quedó así para medianos: 1º Arabia Saudí, 2ºBrasil, 3º Bélgica. Mayores: 1ºPanama, 2º Polonia,3ºSerbia.

Pasó volando el tiempo, hasta que llegó la hora de recoger y marcharnos a casa para comer. el menú de hoy consistió en unos spaguetti carbonara, salchichas con tomate y melón fresquito. Tiempo libre después, para pasar  a las habitaciones y dormir una siesta obligatoria en la que podamos descansar y relajarnos un poco.

A las cinco de la tarde nos repartieron una merienda, bebimos agua y a las 17.30h estábamos haciendo deporte, mayores y pequeños. Los mayores hicieron fútbol, baloncesto, quidditch en las pistas, mientras los medianos hacían sus finales de waterpolo, en las que ha ganado Bélgica el mundial de medianos. Los pequeños hicieron predeporte con Penalti balonmano, bomba y pañuelo, para después remojarnos todos bien en la piscina. Pero que fresquitos llegamos a la cena después de una buena ducha.

Hoy la cena consistió en un “Panini” al horno, huevos duros en salsa y una nectarina que devoramos sin pensarlo. Por la noche, la velada del terror nos hizo pasar un buen susto, con personajes siniestros y sonidos inquietantes en todo el recinto.

Y nada más, muy contentos todos después de otro día más en la colonia, y con ganas de dormir, nos fuimos a la cama, rezando un padrenuestro por todas nuestras familias.

¡Hasta mañana!

Marcar el Enlace permanente.